fbpx
Category: Diálogos

Relatos VI: Feliz no-cumpleaños / Stories VI: Happy non-birthday

Feliz no-cumpleaños.

Ayer enterramos a mi abuela.
Cuando iba camino a su casa temprano en la mañana, vi en un kiosko un libro de Antonio Machado, lo cogí y lo abrí por una página cualquiera. El poema decía algo así como “hoy te he visto cogerme de la mano y llevarme por la blanca vereda de la esperanza”… Y pensé que no era casualidad haber visto ese libro en ese kiosko en ese momento y encontrar justo ese poema de buenas a primeras. Las casualidades no existen.

Fui la última en despedirme por última vez,  antes de llevarla a la iglesia: “Felicidades, abuela, por toda una vida.” Le susurré al oído. Ayer también era su cumpleaños, el sacerdote tuvo el detalle de mencionarlo en la misa.

Después del funeral, me llevé a mi primo pequeño al Parque de los Príncipes, el parque de mi infancia. Él, mi primo, tiene 4 años. En realidad es el hijo de una prima mía pero no conozco el término para ese parentesco. Me da igual: él no tiene término, él es Andrés.

– ¿Sabes que hoy es un día especial? – le pregunto.
– ¿Por qué? – pienso en los últimos meses, en los últimos días, en la tormenta, en ella, en la calma, en el cementerio y toda la familia allí… le miro a los ojos y me embriaga su sencillez. Qué fácil parece todo de repente, el fin y el principio, todo a la vez. Respondo:
– Porque es mi cumpleaños
– ¿Y cuántos cumples?
– ¡Adivina!
– Hmm… ¡100! – qué maravilla, podría ser cierto, quién sabe cuántas vidas llevo dentro.
– ¿Compramos gusanitos?
– ¡¡Sí!! – su entusiasmo contagia; con una sonrisa completa su frase, como constatando el día – Porque hoy es un día especial.

Sí, lo era. También era el cumpleaños de mi abuela, su bisabuela; y su entierro. Qué poético. ¿Lo he dicho ya?

Compramos gusanitos y llegamos al parque. Andrés miraba el verde de los árboles, el movimiento de los columpios, las fuentes de piedra… Todo le maravillaba. Nos sentamos en un banco al sol a comernos los gusanitos.
– María, ¿por qué los bancos son verdes?
– Pues creo que los han pintado así para que hagan conjunto con el parque. Porque mira, Andrés, ¿de qué color es el césped, y los arbustos, y los árboles?
– ¡Verde! Aaaaaaaaaahhhh…. – abre los ojos entusiasmado – ¡Claro! ¡Para que tengan el mismo color que los árboles! ¡Qué bonito!
– ¿Verdad que sí?
Coge 4 hojas del suelo, y me pregunta:
– María, ¿por qué una hoja es verde, otra amarilla, otra marrón, y otra marrón más oscura?
– Pues creo que es porque se han caído en momentos diferentes y entonces algunas son más viejas que otras.
– Oohh…. entiendo… como ese árbol de ahí que es más pequeñito, ¿verdad? Cuando crezca, también se le caerán hojas marrones – Asiento, sonriendo, ha comprendido perfectamente en un momento con 4 hojas que la vida nace, crece, y se va. Entonces, se acerca a un arbusto- ¡Y mira las flores! ¡Blancas, amarillas, rosa! ¡Mira qué bonitas! – Me trae una, muy pequeñita, y con mucho mucho cuidado la posa en la palma de mi mano y dice:
– ¡Qué delicada es! – ¿De verdad tú tienes 4 años, Andrés? Creo que él también podría tener 100. Se sienta a mi lado de nuevo, cogiendo gusanitos del paquete, ahora dice que es una ardilla y se coloca los gusanitos de colmillos. Vuelven los 4 años como una ola a azotarme de alegría.
– ¿Escuchas los pájaros? – Preguntamos a la vez. Nos reímos.
– Sí, qué bonito, ¿verdad, María? Me gustan. – Sigue comiendo gusanitos, buscando los pájaros con la mirada.
– Vamos a dar un paseo, te voy a enseñar mi árbol favorito.
Llegamos, es un árbol de caucho de raíces gigantes que solía trepar cuando era pequeña.
– ¡Es el árbol más grande del mundo! – exclama, lanzándose hacia él. Entre saltos por las raíces encuentra una mariquita, quiere llevarla a casa y regalársela a mamá.

En el camino de vuelta, le digo que me voy a comer su comida y me contesta que se va a comer mi sol.
-¿Ah, sí? ¿Y a qué sabe el sol?
-¡A pera!
– ¿Ah sí? ¡Qué rico! ¡Voy a probarlo! – Y, justo antes de entrar, nos paramos en mitad de la calle, levantamos la cabeza al sol y lo saboreamos.

Una extraña sensación agridulce de calor con sabor a pera me acompañó el resto del día.

Mi abuela no llegó a los 100, pero casi. Entre su vida y las vidas que nacieron de ella sumamos más de mil años. ¡Habrá que celebrarlos!

Qué poética es nuestra existencia, aunque algunos no lo vean. Hay explosiones de música y colores por todas partes, empezando dentro de nosotros mismos. A partir de ahora, celebraré todos y cada uno de mis no-cumpleaños, porque la vida hay que celebrarla siempre, aunque a veces duela; y oler las flores y regalar mariquitas y preguntar por qué y maravillarse con los colores de las hojas. Empezaré hoy, dando las gracias:
– por existir,
– por la familia,
– por tod@s aquell@s que han decidido quedarse a mi lado por elección propia,
– a tod@s aquell@s que han cuidado de mi abuela especialmente en los últimos meses, incondicionalmente,
–  y a tod@s aquell@s que ayer dedicaron un momento a felicitarme. Porque quizás ellos no lo sabían, pero precisamente ayer me llegó más que nunca saber que me regalaron un poquito de su tiempo.

[Ah, el tiempo…]

Y tú, ¿te has parado ya a saborear el sol?

¿Te ha gustado? Ayúdame a seguir escribiendo, invítame a un café 😉

Stories VI: Happy non-birthday

Happy non-birthday.

Yesterday we buried my grandma. When I was walking to her house soon in the morning, I saw in a kiosk a poem’s book by Antonio Machado, I took it and opened it on just any page. The poem said something like this: “today I saw you taking my hand and taking me through the white path of hope…” And so I thought that it could not be a casualty to have seen that book at that exact moment and to have found that poem just by chance. Casualties don’t exist.

I was the last one to say goodbye for the last time, before taking her to the church: “Congratulations, grandma, for a whole life” , I whispered in her ears. Yesterday it was her birthday too, the priest was nice to mention it during the mass.

After the funeral, I took my younger cousin to the park where I spent my childhood. He, my cousin, is 4 years old. Actually, he is the son of a cousin of mine but I don’t know the term for this relation. I don’t care, he doesn’t need a term, he is Andres.

– Do you know that today is a special day?- I ask him.

-Why? – I think about the last months, the last days, about the storm, about her, about the calmness, about the cemetery and all the family there… I look at him in the eyes and his simplicity filled me with joy. How easy seems everything in a sudden! The end and the beginning, all at once. I answer:

– Because today is my birthday.

– And how old are you now?

– Guess it.

– Hhmm… 100! – what a wonderful reply, it could be true, who knows how many lives I live inside.

– What if we buy some popcorns?

– Yes! – his enthusiasm is contagious. He finishes his sentence with a huge smile, as if confirming the relevance of the event – because today is a special day.

Yes, it was indeed. It was also my grandma’s birthday, her great grandma; and her funeral. So poetic… have I said it yet?

We bought popcorns and arrived to the park. Andres stared at the green colors of the trees, the movement of the swings in the playground, the stone fountains… Everything delighted him. We sat down on a bench under the sun to eat the popcorns.

– Maria, why are the benches green?

– Well, I think they have painted them that way so they fit with the park. Because…look, Andres, what color is the grass, and the bushes, and the trees?

– Green! Aaaaaahhhh!! – he opened his eyes enthusiastically- of course! So they have the same colors of the trees! What a nice idea!

– Nice, isn’t it?

He grabs 4 leaves from the ground and asks me:

– Maria, why is this leaf green, this other one yellow, the other one brown and the other one even brownner?

– Well, I think it’s because they fell in different moments so some of them are older than the others.

-Oohh… I see… like that little tree over there, right? When it grows older, brown leaves will fall from it too – I nod, smiling; he has perfectly understood in a moment and with only 4 leaves that life is born, grows old, and goes away. Then, he approaches a bush: – look these flowers! White, yellow, rose! Look how beautiful they are! – he brings to me one flower, a very small one, and very carefully he places it over my hand palm, saying:

– How delicate she is! – Are you really 4 years old, Andres? I think he could be 100 as well. He sits down by my side again, taking popcorns from the bucket, now he says he is a squirrel and he puts some popcorns as canines. His 4 years of life come back in a sudden wave to lashed me with his joy.

– Do you hear the birds? – we ask at the same time. We laugh.

– Yes, how nice, isn’t it, Maria? I like them. – He keeps eating popcorn, looking for the birds with his glance.

– Let’s go for a walk, I’ll show you my favourite tree.

We reach the place: it’s a gigantic rubber tree that I used to climbed when I was a little girl.

– It’s the biggest tree in the world!!- he exclaims, and he runs towards it. While jumping among its roots, he finds a ladybug and he wants to take it home as a present for his mom.

On our way back, I tell him that I’m gonna eat his food and he replies that he’s going to eat my Sun.

– Oh, and what does it taste like?

– Like pear!

– Really? So yummy! Let me taste it!- And, just before we go inside the house, we stop in the middle of the street with our heads up to the Sun, and we taste it.

A strange bittersweet warm sensation with a pear like taste stood with me the rest of the day.

My grandmother didn’t live 100 years, but almost. With her life and the lives that were born from her we sum more than 1000 years. We should celebrate them!

What a poetic existence that we live, even though many don’t see it that way. There are color and music explosions everywhere, starting inside ourselves. From now on, I’m going to celebrate every single one of my non-birthdays because we must celebrate life always, even though sometimes it hurts; and we must smell the flowers and give ladybugs as gifts and ask why and be delighted with the colors of the leaves. I’m going to start today, being grateful:

– for existing,

– for family,

– for all those who have decided to stay by my side by choice,

– to those who have taken care of my grandmother, specially during the last months, unconditionally,

– and to all those who took a moment yesterday to wish me a happy birthday, because maybe they didn’t know but precisely yesterday it moved me more than ever to know that they gave me a little bit of their time.

[Oh, time…]

And you, have you stopped to taste the Sun yet?

Diálogos III: Voy a montar en tiburón. / Dialogues III: I’m gonna ride a shark.

-Maía, voy a montar en tiburón. – Estamos en el baño, recién salidas de la ducha. Tenemos esa costumbre, ducharnos juntas. Llevamos toda la vida haciéndolo, como dos niñas, me temo que la palabra “pudor” no tiene cabida ni siquiera por esbozo en el diccionario de este idioma tan nuestro que tenemos. Esta nueva pesquisa de montar en tiburón me pilla totalmente desprevenida.

-¿Cómo? ¿Que vas a montar en tiburón? – Me sorprende de veras.

– Sí, le voy a poner una silla de montar y unas riendas, como un caballo. ¡Arre, tiburón, arre! – Me mira con los ojos abiertos como platos, llenos de entusiasmo, de vida; y, como esperando mi reacción, se queda inmóvil un momento para agitar de repente los brazos como si tuviera unas riendas entre las manos.

-Ajá. – Pongo cara de pensativa – ¿Y eso no es peligroso?

-Noooo…. – se ríe. – Con la silla de montar y las riendas, no pasa nada. – Cierra los ojos y sonríe mientras le seco el pelo con la toalla, como imaginando la situación.

– Hummm…. ¿Y cómo vas a encontrar el tiburón? – Aparta la toalla de su cabeza, y me mira muy fijamente:

– En la playa, Maía, ¡por Dios! – Se vuelve a echar la toalla a la cabeza.

-Aaahhh…. Claaaaro…. Qué cosas tengo… – No puedo evitar reírme. – Entonces, si vamos mañana a la playa, ¿podemos coger ahí un tiburón? ¿Tienes la silla y las riendas?

– ¡Claro! ¿Tú vienes?

– Esto…a mí me da un poco de miedo, eh… – Se le cambia el semblante, se pone muy seria. Se queda pensando por un momento, me parece que pase casi un minuto. Sigo secándole el resto del cuerpo.

– Venga Maía, no pasa nada, yo le digo “túmbate” y se tumba para que subas. – Suelto una carcajada.

– Ah, ¿sí? Como a Moka, le das la orden y obedece, ¿no?

– Claro, Maía, ¡Túmbate, Moka, túmbate! – Moka, que ha entrado en el baño muy disimuladamente y lleva lamiéndome el tobillo desde que salí de la ducha, se tumba. – ¡Muy bien! Ja,ja, ¡mira! ¡La cola se mueve! – se ríe. Se queda callada un momento mientras se coloca la camiseta grande de Bob Esponja que usa de pijama. – Entonces, Maía, ¿vamos a montar en tiburón?

– Hummm…. Yo la verdad es que prefiero… prefiero… ¡un unicornio!

– ¡Nightmare Moon! – Su personaje favorito de My Little Pony, asignada como mi centinela y salvadora personal por antonomasia, a la que recurre en cualquier ocasión que precise de un rescate; después de La Princesa Celestia, que es la suya propiamente auto-asignada. Y, para que conste, Nightmare Moon es única y exclusivamente para mi ayuda, disfrute y salvaguardia, y de nadie más. Porque lo dice ella, y punto.

– ¡Anda! ¡Claro! ¡Qué buena idea! Como vuela, ¿verdad? Así podemos ir las dos juntas por el mar – Yo ya me estoy imaginando la escena, en la playa de Valdelagrana, llena de domingueros con un color chamuscado algo parecido a la garrapiñada, un calor asfixiante y un buen gadita vendiendo camarones en cucurucho. Y ahí aparecemos nosotras, ella surcando las olas montada en un tiburón, en una silla de montar marrón atada al lomo gris del animal y sujetando unas riendas de cuero negro más largas que la línea del horizonte; y yo, volando a su lado encima de la alada unicornio azabache, Nightmare Moon, que se adelante al movimiento de las olas con esos enormes ojos azules, tan brillantes que parecen que uno esté viendo doble la Estrella Polar. Eso de ver doble me hace saltar el pensamiento a una imagen de Cruzcampo. Me apetece una cerveza. Me veo en un chiringuito con los pies en la arena. Nadie vende camarones en la playa de Valdelagrana, total, por soñar…

– Claro, yo en el tiburón y tú en Nightmare Moon. – Su voz me devuelve a la realidad del baño. Ya se ha colocado la camiseta gigante de Bob Esponja. Se ríe, y me dice: – Me encanta Bob Esponja.

– ¿Ah, sí?

– Sí, vive en una piña.

– ¡Anda! ¿En una piña? ¿Dónde?

– Debajo del mar.

– ¿Y se llama Bob Esponja, dices?

– Si.

– ¿Y tú sabes qué es una esponja?

– No, ¿qué?

– Eso con lo que te limpias el cuerpo en la ducha, eso suave de ahí – señalo una esponja que hay en el suelo de la ducha.

– ¿La esponja de mamá?

– Eso es.

– Puaj, qué asco. – Se sienta encima de la tapadera del váter para colocarse las zapatillas. Me mira fijamente mientras me pongo el pijama. – oye, Maía, entonces… ¿vamos a montar en tiburón?

– Bueno, vale. ¿Y cuándo vamos a hacer eso?

– Otro día. – Es tan obvio que puede hacerse cualquier día… No vamos a quitarnos ahora el pijama para ir a montar en tiburón, por favor, qué cosas tengo. Sale del baño mientras dice: – Maía, voy a ver Ahora Caigo. ¿Vienes?

– Claro, guárdame un sitio, no sea que me lo robe Moka…

*Aclaraciones:

      • Maía es como mi hermana me llama.
      • Moka es mi cachorro de Labrador Retriever, es negra como el café espresso del bueno de verdad y solo tiene 5 meses. Es un terremoto mimoso, no hay mejor descripción.
      • Nightmare Moon es un unicornio con alas negro, adorable, de la serie My Little Pony. Va un poco a lo loco por todas partes, pero es más buena que el pan. La Princesa Celestia es un pegaso blanco, creo que también unicornio, la hermana mayor de Nightmare Moon y princesa del reino de los ponys. Es la que corta el bacalao, para que nos entendamos.
      • La playa de Valdelagrana (una joya al sur de España) es muy conocida entre jerezanos, sevillanos y madrileños durante los meses de julio y agosto, evitada debido a ello por el resto de paisanos de la provincia de Cádiz; el resto del año desaparece milagrosamente del mapa y solo unos pocos afortunados consiguen atisbarla como por casualidad.
      • Creo que Bob Esponja no necesita presentación.
      • Ahora Caigo es un programa de televisión español (o simplemente una copia de algún programa de otro país) en el que la gente se cae por un agujero cuando no saben una respuesta a una pregunta, y un monstruo se los come; o eso dice mi hermana.

DIALOGUES III: I’M GONNA RIDE A SHARK

-Maía, I’m gonna ride a shark. – We are in the bathroom, we just took a bath. We have this custom of having a shower together since always, like two little girls. I’m afraid the word “shyness” has no place, not even the thought of it, in the dictionary of such a language that we share.

– What? Did you say that you’re gonna ride a shark? – It has taken me aback.

– Yes, I’m gonna place on it a riding saddle and some reins, like a horse. Gee up! Gee up! – She looks at me with her eyes wide open, lively full of enthusiasm; and, as if waiting for my reaction, she stands still, motionless, for a moment, to shake suddenly her arms as if she were holding some reins in her hands.

– Uh-huh – I put a “thinking face” on – But isn’t it dangerous?

– Noooo…. – She laughs.- With the riding saddle and the reins, it’s all right. – While I dry her hair with the towel, she closes her eyes and smiles, imagining the situation.

– Hmmm.. And how are you gonna find a shark? – She pushes the towel aside and stares at me:

– At the beach, Maia, of course! – She takes the towel again over her head.

– Of cooooouuuurse… What a fool am I! – I cannot help myself from laughing. – So, if we go tomorrow to the beach, can we get a shark there? Do you have the saddle and the reins?

– Of course! Are you coming?

– Hmm… I’m a bit scared, you know… – Her expression changes, her smile fades away. She stands thinking for a moment, it seems to me almost a minute while I keep drying the rest of her body.

– Come on, Maia, it’s gonna be alright, I’ll say to him “plas!” and he’ll lay down so you can get on. – I burst into laughter.

– Oh, really? Like Moka, you give him an order and he obeys, isn’t it?

– Of course, Maia. Plas! Moka, plas! – Moka, who’s entered the bathroom in a very quiet and discreet manner, and who’s been licking my ankle since I got out of the shower, lays down. – Very well! Ha,ha! Look! Her tail moves! – My sister laughs. Then, she shuts up for a moment while she puts on the big SpongeBob t-shirt that she wears as pyjamas.- So, Maia, are we gonna ride a shark?

– Hhmm… To be honest, I prefer… I prefer… an unicorn!

– Nightmare Moon! – Her favourite character in My Little Pony series, assigned by her as my personal guardian and saviour, to whom she turns at any occasion in which I may need to be rescued; after Princess Celestia, her rightfully assigned companion. And, for the record, Nightmare Moon is only and exclusively for my help, enjoyment and safeguarding, no one else’s. Just because she says so, and that’s it.

– What a good idea! Because she flies, right? So we can go together by the sea – I’m already imagining the scene, in Valdelagrana beach, full of tourists with a scorched colour like that of the caramelized peanuts, a suffocating heat and a good man from Cadiz selling prawns in paper cones. And there we show up, my sister cutting smoothly into waves riding a shark, sitting on a brown riding saddle tied to its grey back and holding a pair of black leather reins longer than the line of the horizon. And me, flying by her side on the jet black winged unicorn, Nightmare Moon, who gets ahead of the waves’ moves with those huge blue eyes, so bright that it seems as if you were seeing double the North Star. That of seeing double makes my mind jumps into an image of a Cruzcampo. I feel like having a beer. I picture myself in a beach bar with my feet touching the sand… Nobody sells prawns in Valdelagrana beach, who cares if I dream a bit…

– Yes, me with the shark and you with Nightmare Moon. – Her voice brings me back to the bathroom. She has already put the huge SpongeBob t-shirt on. She laughs, and says: – I love SpongeBob.

– Oh, really?

– Yes, he lives inside a pineapple.

– Wow, in a pineapple? Where?

– At the bottom of the sea.

– And his name is SpongeBob, you said?

– Yes.

– Do you know what a sponge is?

– No, what?

– That thing you use to clean your body when having a shower, that soft thing there – I point out to a sponge which lays at the shower floor.

– Mom’s sponge?

– That’s it.

– Yuck, disgusting. – She sits down over the toilet’s cover to put her shoes on. She stares at me while I put my pyjamas on. – Listen, Maia, so… are we gonna ride a shark?

– Alright, ok. When are we doing it?

– Another day. – It is so obvious that it can be done any day… We are not going to take our pyjamas off to go ride a shark now, of course. She gets out of the bathroom while saying: – Maia, I’m gonna watch “Fall now!”, are you coming?

– Yes, save a sit for me, just in case Moka wants to take it…

*Notes:

      • Maia is the way my sister pronounces my name.
      • Moka is my 5 months old Labrador retriever, she is as black as a good espresso, a real one. She is a cuddly earthquake, there is no better description.
      • Nightmare Moon is a winged black unicorn, adorable, from My Little Pony series. She goes around without rhyme or reason, but she is walking kindness. Princess Celestia is a white Pegasus, I think she is also a unicorn, Nightmare Moon’s big sister and princess of the kingdom of Equestria. She is the one who wears the trousers, so to say.
      • Valdelagrana beach (a jewel at the very south of Spain) is very well known among people from Jerez, Seville and Madrid during the months of July and August, reason why the rest of the people from the province of Cadiz avoid the place; the rest of the year it disappears miraculously from the map and only a few fortunate ones achieve to glimpse it by chance.
      • I think that SpongeBob needs no presentation.
      • “Fall Now!” is a Spanish TV show (or probably just a copy of another country’s TV show) in which people fall down through a hole when they don’t know the answer to a question, and a monster eats them; or so my sister says.

Diálogos II: Romea &; Julieto y el origen del amor. // Dialogues II: Romea &; Julieto and the origin of love.

– Romea: Hola, ¿Planeta Tierra?
Julieto: Sí, ¿con quién hablo?
Romea: Con Romea Buscalunas, busco a Julieto Principesso.
Julieto: Al habla Julieto. Dígame, ¿qué desea?
Anda, ¿es usted?
El mismo. Tutéame, por favor.
Bueno, Julieto, es que me han dicho que tenemos que introducir una nueva idea en La Tierra.
Ah, ¿sí? ¿De qué?
Mira, ¿tú conoces mi planeta?
No, ni idea.
Pues somos el planeta Nilopienses y somos los que llevamos toda la paranoia de la Tierra.
Ah. ¿Fuisteis vosotros los de la mitología griega?
Exacto.
¿Y los dioses romanos?
También.
¿Y Jesucristo?
Ya te digo, qué bien nos salió eso, paranoia colectiva durante más de 1500 años, sin precedentes.
¿Y Mahoma?
No, ese era el mismo Jesús, pero nosotros no tenemos culpa de que los humanos sean tontos y creen una copia del mismo personaje años más tarde. Una cosa es la creación de una idea y otra muy diferente la estupidez humana, son cosas distintas, de la segunda no nos hacemos responsables.
Ajá, ya veo. ¿Y la peste negra?
Eso fue una epidemia, Julieto, no una paranoia, aunque se armara la gorda igual. Lo de la caza de brujas, eso sí que fue cosa nuestra.
Entiendo.
Bueno, a lo que iba. Nuestro diseñador de paranoias está ideando un proyecto para enganchar a la gente.
Ajá, ¿cuál?
Pues mira, mandamos hace poco a un tal Shakespeare a la Tierra y resulta que se le da muy bien la lengua, ¿sabes? Que el tío no para de crear palabras y hemos dicho: ¿cómo podemos distraer a los humanos y que no piensen mucho? Ya sabes que, si piensan, igual les da por descubrirnos, ¿sabes? Y entonces la hemos pifiado porque no sabemos cómo lo hacen pero todo lo que descubren se lo cargan y, claro, nosotros aquí estamos muy bien.
Ya, claro, ¿y entonces…?
Pues nada, que hemos pensado en distraerles con amor. ¿Sabes lo que es el amor, Julieto?
La primera vez que lo escucho. ¿Qué es? ¿Eso se come?
Bueno, aquí lo comemos, sí, con un poquito de aceite y azúcar está delicioso. Pero no creo que los humanos puedan digerirlo, la verdad, así que vamos a enviarlo a La Tierra en forma de sentimiento.
Interesante. ¿En qué consiste?
Pues mira, es algo complicado… Te hace sentir en las nubes, el corazón se te acelera pero a la vez te hace sentir tranquilo. Es un poco raro. Te hace querer más, saber más, pero te aburre si obtienes demasiado; el misterio, esa es una de las claves del amor. También te hace estar distraído perdido y comportarte como un tonto. Y, ah, sí, piensas que podrías hacer cualquier cosa…
Un ilusorio, vaya, como una droga.
Exacto.
Pero no lo entiendo, ¿por qué alguien iba a sentirse así?
No por qué, Julieto, sino por quién.
Ah, entonces, es hacia otra persona, ¿sí?
Exacto. Es que a veces me explico fatal.
Lo de comportarse como un tonto… ¿de qué sirve? ¿Tiene alguna utilidad en concreto?
De nada, de qué carajo va a servir. Pero es eso, lo que te decía, es todo una táctica de distracción. Si le damos esto a los humanos, les tendremos bajo control.
¿Pero ese sentimiento dura mucho?
Bueno, eso depende. Podemos ir dándoles dosis. La versión que tenemos ahora está aún en modo beta y tendremos que ir haciendo cambios seguramente, ajustándola y perfeccionándola.
Ajá, ya veo. Bueno, ¿y qué pinto yo en todo esto?
Pues mira, Julieto, necesitamos que encuentres al Shakespeare este que te digo y le inspires para crear una historia de amor. Hemos analizado muy bien su persona y el tío es un crack, estamos seguros de que sus historias darán nombre a muchas paranoias humanas.
De acuerdo. Pues entonces necesito saber más sobre esto del amor.
Pues mira, es mucho más sencillo en realidad de lo que parece: a ver, se trata de contrastes, de opuestos, de relaciones ilógicas. Piensa en dos cosas que sean opuestas.
Hmmm… la nieve y el fuego.
Eso es.
Noche y día; sol y luna; blanco y negro.
Muy bien, muy bien.
¿Y qué hago con eso?
Pues haz lo mismo pero con sentimientos.
Paz y ansia.
¡Bravo!
Risa y llanto; alegría y dolor; incertidumbre y certeza.
Julieto, lo has pillado a la perfección. Pues eso es, una de cal y otra de arena.
Vale. Y tengo que hacer que Shakespeare lo entienda y que introduzca con ello una idea paranoide en los humanos.
Eso es, sabía que podíamos contar contigo.
Pues déjalo en mis manos. Ya lo estoy viendo: tragedia griega con tintes de romanticismo victoriano, verás qué explosión. De esto voy a sacar un melodrama para chuparse los dedos, pero se me ocurren otros ingredientes para ir añadiendo a la versión beta: un “ni contigo ni sin ti”, un “ahora sí, ahora no”, un “ahora que te he perdido te quiero”…
Che, para el carro, poco a poco, tampoco queremos que colapsen, ya iremos jugando con ellos… Si Jesucristo nos dio para 1600 años, con esto nos pasamos la eternidad, seguro.
Perfecto. Pues hala, ¿tienes el número del Shakespeare este?
Pero qué número ni qué leches; el siglo XXI te queda aún un poco lejos.
Ah, perdona, Romea, es que a veces me lío, ¿sabes? Esto de hablar por zapatilla es un poco confuso…


DIALOGUES II: ROMEA & JULIETO AND THE ORIGIN OF LOVE

Romea: Hello, planet Earth?
Julieto: Yes, who is it?
Romea: It’s Romea Moonseeker, I’m looking for Julieto Principesso .
Julieto: You found him. Tell me, what can I do for you?
Oh, is it you?
The very same.
Well, Julieto, I’ve been told to introduce a new concept in The Earth.
Oh, really? what about?
Do you know my planet?
No idea.
We are the planet Donoteventhinkofit and we are the ones in charge of paranoia on Earth.
Oh! So, were you guys those who spread the Greek mythology?
Exactly.
And the Roman gods?
Yes.
And Christ?
Oh, yes! What a good job we did on that one, more than 1500 years of collective paranoia, it’s been record-breaking!
And Mohammed?
No, that was the same Jesus, but we are not the ones to blame for human stupidity. If they are dumb and they create a copy of the same character years later, that’s not our fault. It is one thing to create an idea, and something very different to be stupid; we do not take responsibility for the second one.
I see. And the Black Death?
That was an epidemy, Julieto, not a paranoia, even though it went all out. The witch hunting, that was us.
Oh, ok, got it.
Well, as I was saying, our paranoia designer has come up with a project to engage people.
What is it about?
Well, we’ve just sent to Earth someone called Shakespeare and he’s ended up by being a language genius, this guys is all the time creating new words so we’ve thought: “how can we distract humans so they don’t think too much?” You know, if humans think maybe they’ll discover us, and then we’re screwed because – we don’t know how they do it – they ruin everything they touch; and, you know we are perfectly fine right now.
Yes, of course. So… ?
So we’ve thought to entertain them with love. Do you know what love is, Julieto?
Never heard of it, what is it for? Can you eat it?
Well,we eat it, yes, with a bit of sugar and olive oil it’s delicious. But we don’t think humans we’ll be able to digest it so we’re sending it to Earth as a concept.
Interesting. And how is it?
It’s a bit complicated… it makes you feel like you are in cloud-cuckoo-land, your heart speeds up but at the same time you feel a warm calm. It’s a bit weird. It makes you want more, know more, but it bores you to death if you get too much of it; mistery, Julieto, is one of the keys of love. It also diverts your attention from reality and makes you act like a fool. Oh, and it makes you think that you are able of anything.
An illusory drug?
Exactly.
But I don’t get it, why would someone feel like that?
For whom, you mean?
Oh, so it is towards someone else?
Exactly. I apologize, sometimes I don’t explain myself properly.
That thing about behaving like a fool… what is it for? Has it got any useful utility?
None, what the hell is it gonna be for? But as I said, it’s all diversionary tactics. If we give this to humans, we’ll have them under control.
But does this feeling last long?
Well, that depends. We will proceed step by step, giving them doses. The version we have now is still a beta test and we’ll certainly have to rearrange things.
Hmm, I see. And what do I have to do with all this?
Well, Julieto, we need you to find this Shakespeare i told you about and inspire him to write a story about love. We’ve analysed his character profoundly and he’s a genius, we can assure that his stories will make the name and fame for many human obsessions.
– Ok then, I need to know more about this thing called love.
Look, it’s easier that it seems: it’s all about contrasts, opposites, illogical relations. Think about two opposite things.
Hmmm…. snow and fire.
That’s it.
Day and night; the sun and the moon; black and white.
Very well, very well!
And what do I do with that?
The same thing but using feelings instead.
Harmony and anger.
Bravo!
Laughter and crying; joy and pain; uncertainty and certainty.
Julieto, you’ve got it perfectly well. Well, that’s it, the bitter with the sweet.
Ok. And now I have to make Shakespeare understand so he introduce with that a paranoid idea into humans.
That’s it, I knew we could count on you.
Well, leave it my hands. I’m already picturing it: a Greek tragedy with a touch of Victorian romanticism, you’ll see what a blast! I’m gonna yield a good melodrama out of it that will make your mouth water, but I’m coming up with some other ingredients to add to the beta version: one of “neither with you nor without you”, another of “not now, later”, one of “yes-no-yes-no”, another of “I love you now that I lost you”… 
Hey, command the ship! Step by step, we don’t want them to collapse right in the beginning, everything at its due time… If Jesus has lasted for 1600 years, we’ll spent eternity with this, I’m sure.
Perfect. Let’s do it! Do you have Shakespeare’s number?
Number!? Don’t speak nonsense! The 21st century is still a bit far from you, darling.
Oh, pardon me Romea, sometimes I get confused, you know? Talking by slipper is a bit disorienting…

Diálogos I: En resumen: monguis, que le peten a la dramática, rinoplastas y karaoke.

¿¿¿¿ Cuál es la dirección exacta del piso????
Si buscas la gasolinera de Ronda de Cervecinos, es el bloque de la acera de enfrente. Entre el Parchís’ y el bar Hasturias.
Bar Asturias.
No, Hasturias. Llevaba h.
Ahí echaremos horas.
Tú a trabajar, que na’ máh que quiereh cachondeo.
Si no te estaba corrigiendo, tío mierda…. loh cohoneh.
Ronda Cervecinos, 2. Aunque realmente es otra dirección concreta, pero por ahí se entra.
Rubio, mira lo que me dice la casera…

-Chica caraja la tuya.
Aro pisha, que Gibraltar es otro mundo…
Pos claro, ¿po’ tú no sabeh que en el peñón está el verdadero origen del Planeta de los Simios?
Quillo, qué dices, con la caraja ya… Que llevo toda la mañana sólo en la cocina y esta noche no viene el Juanlu, que es su cumple, así que sólo, again.
Po’ esta noche vamos a verte.
Ten cuidado, que te pongo a abrir ostiones.
Y me pido cuatro salmorejos y tres cestas de pan.
Mira, como la gran mayoría de los clientes.
Qué güeno.
Que gente más tiesa este verano… ¿Tú?, tú a estudiar, niño.
No puedo, que me acaban de sacar otra muela del juicio. Ahora, estoy esmallao.


¿¿Pero tú no estabas hasta el coño de la calle Piedad??
Pero tenía hambre, carajo.
¿Hambre de carajo? Tú, siempre.
La coma, niño, la coma.
Eso quiereh tú, que te la coma.
¿Qué diceh, perra? Que he llegado a las mil a casa y no tenía casi na’ para comer..
Uuuuuh… Tenemos biblioteca al lao de casa. Y gym. Y Gualdi.
Por fin dices algo bueno.
¿Qué biblio, cabesa?
El bar Hasturias.
¡¡¡Dioooooo!!! Rubio, olvídate de la biblioteca: hay un Burriking a la vuelta de la esquina, biblioteca pública San Juan.
Ella es de McPato’s.
Lo que no sabéis es una cosa… Al lao, justo, hay… un… ¡¡¡KARAOKEEEE!!!
¡¡ Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii !! Me lo dijeron la rinoplasta (guiño, guiño) y Federico.
Ya ves.
Mamen me odia
Así, ¿sin más?
Son nuestros vecinos
¿Y eso?
Porque viven al lao.
Que por qué te odia, capullo.
Maricón, deja de darle suspense a los mensajes.
Un chaval que estaba en el hospital con ella me lo ha dicho. Why? I don’t know.
No jodas.
La vida, gordi, la vida.
Po’ vaya. Y pidiéndole la caravana pa’ irse a Los Caños.
Y dejando la puerta abierta y tirando los muebles por la autopista.
Creo que hay muchas cosas que tenéis que contarme….
Pastillas y Julio Iglesias, Candela.
Jardín prohibido. Un bingo y un casino.
¿Disco nuevo?
Sí, de 1853.
¿Rinoplasta? ¿Me he perdido algo?
Algunos traumas se superan con monguis y alcohol, y otros, con bisturí.
Qué bonito todo. Quillo, er Negro se la ha liado al Largo y al Chino por quedar conmigo. Muerta me he quedao. Cuando se entere de que vivo con vosotros, os crucifica.
Gracias. Me toca a mí contárselo hoy.
Pues suerte. Me parece muy fuerte, y más cuando hablamos y dejamos las cosas claras.
No es tan fácil, te usa de excusa para justificar en parte su depresión, imagino, y para salir de ahí tiene que hacerlo solo, me temo, o chocarse con la realidad de alguna otra forma.
Por supuesto que me usa de excusa, soy la excusa perfecta.
Yo de todas formas imagino que la conversación entrará en algo más de profundidad, que alegría, y yo tiraré por ahí e intentaré hacerle ver que se equivoca.
Pues a mí me va a poner de monstruo y a ti de mal amigo. Rubio, dile que el que tú creías que era el amor de tu vida cuando tenías 20 años lleva ya una década con Federico y tan felices. Trauma superado.
Le voy a decir que yo pensaba que era otra Candela Martínez, y que me he quedado igual de sorprendido que él, que esto no se hace, ¡hombre!
Candela Martínez, a porrones.
Nota mental: abstenerme de comentarios inoportunos.
Si hubiese empezado a trabajar lo hubiese superado, si hubiese tenido otra pareja, también… Y no han cuadrado las cosas. Y no levanta cabeza desde que se le murió el hámster.
Lo que tiene que entender es que la monstruo que tiene en su cabeza no existe, y que tengo el mismo derecho que él a hacer mi vida y a juntarme con los que antes eran mis amigos igual que eran los suyos.
Si no le gusta, que apechugue hasta que se le pase, canija.
Pa darle ajín….
Pa cuándo los monguis, ¿¿¿ pues???
Dame tiempo… (Llamando a mi compadre ….. )
No jodas, ¿sabes de alguien?
Pues tenemos contacto, sí.
¡¡¡AMÉN HERMANA!!!
Mira, me habéis alegrado la noche después del curro. En resumen: monguis, que le peten a la dramática, rinoplastas y karaoke. Creo que con eso podemos crear un tema súper gayer. Buenas noches.
[20/4 3:22]: El Negro se ha tajado mucho. Voy a tener que esperar a mañana porque está to‘ feo contárselo ahora.
[20/4 6:40]: Cómo nos acabamos de recoger tajaos como perras…
[20/4 7:40]:  
– [20/4 8:43]: 
– [20/4 9:05]: 
– [20/4 14:45]: picsart_07-25-027568666735789594414.png

Poesía IV: cUento.

– No hay suficiente horizonte para perderse…
– ¿Y a mí qué? – me pregunta el bolígrafo.
– A ti nada, porque esto no viene a cuento…
– Cuento.
– Sí, eso es lo que tengo, cuento.
– ¡Escribe un cuento!
– ¿Y qué te cuento?
– Algo que no te ronde el pensamiento.
– Entonces, miento.
– Deja de pensarle y empieza a mirar a los ojos a quien tienes delante.
– Un moreno por otro.
– ¡Cuento!
– No hay más cuento que el que yo siento.
– Pues eso solo tiene un efecto.
– ¿Cuál?
– Que se te nuble el pensamiento.
– ¿Y qué hago?
– Gástame. Haz garabatos con mi tinta, dibújame una sonrisa, píntame un mundo de locura y desparpajo, como un cuadro de Dalí. No pienses en él, piensa en ti. Piensa en mí.
– ¿Y para eso quieres un cuento?
– No hay más cuento que el que tú quieras vivir.

Y así, me surgieron los planes de pintar en la luna lunares….

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google