Mientras algunos se empeñan en tener una vida perfecta, otros jugamos al tres en raya con bolígrafos que no pintan